Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login
ticketea travel in Londres

12 curiosidades sobre el Big Ben que no sabías

El Big Ben es el icono más representativo de la capital británica, siendo, además, uno de los monumentos más visitados y fotografiados del mundo.

Ha formado parte de numerosas películas, series, libros, documentales y programas de televisión ambientados en Londres, por lo que es difícil que alguien no reconozca la popular imagen de esta majestuosa torre.

Si quieres parecer todo un cooltureta en tu visita a Londres, te contamos algunas curiosidades sobre el Big Ben para que conozcas mejor uno de los monumentos más emblemáticos del mundo.

12 curiosidades sobre el Big Ben que seguramente no sabías

1. En obras durante 4 años

Actualmente está siendo restaurado y solo una de sus cuatro caras da la hora. Hasta que las obras no finalicen en 2021 no se escuchará de nuevo el tañido de su gran campana, tan solo en algunas ocasiones excepcionales, como Nochevieja y el Rememberance Sunday.

2. No es lo que crees

La mayoría de la gente piensa que el Big Ben es la torre del reloj situada en el Parlamento de Londres, ¡pero no es así! En realidad, el verdadero Big Ben es la enorme campana que hay en su interior. No obstante, el nombre está generalmente aceptado para el conjunto completo debido a su popularidad.

El nombre oficial de la torre era Clock Tower hasta que se cambió en 2012 con motivo del Jubileo de la Reina de Inglaterra. Ahora es conocida como Elisabeth Tower.

3. No apto para turistas extranjeros

Visitar el interior de la torre es una tarea complicada. Solo está permitido a los británicos y para hacerlo deben pedir un permiso especial al parlamento y hacer una reserva con meses de antelación, ya que se realizan muy pocos tours al año. Eso sí, la entrada (de momento) es gratuita.

4. Solo para deportistas

La torre tiene 96 metros de altura y para llegar a lo alto hay que subir 334 escalones. ¡Y no hay ascensor! Sin duda, los técnicos encargados de su reparación deben estar en forma.

5. Origen de su nombre

Aunque no se sabe a ciencia cierta de donde proviene el nombre de Big Ben hay una teoría bastante aceptada. Se cree que el nombre se puso en honor a Benjamin Hall, el primer Comisionado de Obras Públicas que inspeccionó las últimas fases de la reconstrucción de las Casas del Parlamento.

Otra teoría asegura que fue bautizado así por un famoso boxeador de la época, Ben Caunt, que también era conocido como Big Ben.

6. Inscripción en honor a la reina

En las cuatro caras del reloj hay escrita una inscripción en latín en letras doradas: “Domine Salvam Fac Reginam Nostram Vicotiam Primam” que significa “Dios salve a nuestra Reina Victoria Primera“.

Viaje a Londres - ticketea Travel

7. ¿La próxima Torre de Pisa?

Aunque apenas sea perceptible para el ojo humano… ¡El Big Ben se está torciendo! Actualmente posee una inclinación de casi medio metro debido a la inestabilidad del terreno en el que está construido. Se ha calculado que se desplaza 0.9 milímetros cada año, por lo que se necesitarían 4.000 años para que igualara la inclinación de la Torre de Pisa.

8. Preciso cuando el tiempo acompaña

Tiene fama de ser el reloj más preciso del mundo, pero la climatología le ha jugado agunas malas pasadas. En la Nochevieja de 1968 sufrió un retraso de diez minutos tras una gran nevada y en el verano de 2005 volvió a retrasarse por una ola de calor.

9. Campanas de los cuartos

Además del gran Big Ben, en el interior de la torre hay cuatro campanas de menor tamaño. Estás son las encargadas de tocar los conocidos Cuartos de Westminster y suenan cada 15 minutos. Estas campanas emiten las notas Fa sostenido, Sol sostenido, Mi y Si.

10. Una campana un poco gafe

La campana original fue construida en 1856 y pesaba más de 16 toneladas. Tras un duro trayecto para subirla a la torre, esta se agrietó durante las pruebas realizadas para comprobar su correcto funcionamiento y una nueva campana tuvo que ser construida.

Esta tardó dos años en terminarse y, desafortunadamente, volvió a agrietarse a los pocos meses tras ser golpeada por un martillo mucho más pesado de lo especificado. La grieta no pudo ser reparada del todo por lo que la campana se giró para que el martillo golpeara en otro lugar. Esta segunda campana es la que se conserva en la torre del Big Ben en la actualidad.

11. A oscuras durante la guerra

Durante la Segunda Guerra Mundial las luces del reloj dejaron de iluminarse durante la noche para impedir servir de guía a los pilotos causantes del Blitz (bombardeos sufridos en el Reino Unido por parte de la Alemania Nazi entre 1940 y 1941).

12. Se regula con peniques

Cuando hay algún pequeño desajuste en el reloj y se desea que se mueva un poco más despacio se le añaden peniques a su péndulo, haciendo que este pese más. Cuando se retrasa y se necesita que vaya más rápido se retiran algunas monedas. Un método simple, pero efectivo.

¡Esta última es una de las curiosidades sobre el Big Ben más peculiares! ¿Cual es tu favorita?

Déjanos tu comentario…

dieciseis − 2 =

En las redes sociales

Guía de Londres

Visita Londres - Guía de viaje